Realidad Jurídica Realidad Jurídica
Realidad Jurídica Índice General ¿Quiénes Somos? Suscripciones Información Para Autores Contáctanos
Sitios de Interés Directorio Contáctanos
Búsqueda
Versión .DOC

Volumen 10, No. 1, 2007

 

EL PODER CONSTITUYENTE EN
EL ESTADO DE BAJA CALIFORNIA

 

Mtro. Alejandro Sánchez Sánchez
 
Introducción
1. El poder constituyente y los poderes constituidos.
2. El poder constituyente en el Estado de Baja California.
3. El poder constituyente originario.
4. El poder constituyente permanente
5. Bases constitucionales del poder constituyente permanente.
6. Conclusión.
7. Fuentes consultadas.
 
 
 
 

 

 
 

 

Introducción
Ir al Inicio

En el presente artículo se aborda un tema de derecho constitucional local, siendo el tópico elegido “el poder constituyente en el Estado de Baja California” se comenta la diferencia entre el poder constituyente y los poderes constituidos de acuerdo al Doctor Felipe Tena Ramírez, en donde el primero es el que da origen o crea la constitución de un Estado, el segundo son el poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Se deja claro que en este trabajo se excluye el estudio de los poderes constituidos y el del poder constituyente federal, estableciendo que sólo se analiza el poder constituyente del Estado de Baja California en sus dos implicaciones, es decir el Poder Constituyente Originario y el Permanente.

En el presente trabajo se utiliza un método descriptivo, partiendo de lo general a lo particular, haciendo comentario sobre el poder constituyente permanente federal establecido en el artículo 135 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, particularizando el análisis del artículo sobre el poder constituyente del Estado de Baja California en sus dos implicaciones.

La primera, el poder constituyente originario, en donde su primer antecedentes es el decreto de fecha 16 de enero de 1952 que acordó la creación del Estado Libre y Soberano de Baja California; enseguida, la Constitución del Estado fue publicada en el periódico oficial número 23 del 16 de agosto de 1953;    el 29 de marzo de 1953 se realizaron las elecciones para el primer Congreso Constituyente, quedando integrado por los diputados Celedonio Apodaca, Francisco Dueñas Montes, Aurelio Corrales, Alejandro Lamadrid, Francisco H. Ruiz, Miguel Callete y Evaristo Bonifaz Gómez.

La segunda, el poder constituyente permanente, integrado por el Congreso del Estado y por los cinco ayuntamientos, es decir, el ayuntamiento de Mexicali, Tecate, Tijuana, Rosarito y Ensenada, quienes actúan realizando las adiciones o reformas a la Constitución local con fundamento en lo establecido en los artículos 11, 13, 14, 27, 77, 78, 79, 82 y 112 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California.

Se analizan los dos procedimientos existentes para realizar las adiciones o reformas a la Constitución del Estado, el primero son las reformas que nacen a partir de una iniciativa del Congreso local o de alguno de los ayuntamientos, el segundo, es el que nace en virtud de una adición o reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que tenga ingerencia o afecta la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California.

El presente artículo se analiza el tópico comentado desde una perspectiva constitucional local, es decir, desde la Constitución del Estado de Baja California, sin entrar ha analizar la ley secundaria aplicable al caso, lo cual se deja como posibilidad para otro estudio.

Se pretende que el presente artículo sirva de base para el estudio e investigación de derecho constitucional local, a estudiantes de derecho, profesionistas y quizá a investigadores del área, aceptando de antemano cualquier aportación positiva que contribuya a mejorar la creación de conocimiento.

 

El poder constituyente y los poderes constituidos
Ir al Inicio

El diccionario de la Real Academia Española define la palabra constitución en los siguientes términos: “(Del latín constitutio,-onis.) Ley fundamental de la organización de un Estado.” La Constitución de un Estado, es la base y la cúspide del sistema normativo en donde se establece el marco de libertad de los gobernados y las facultades, obligaciones, competencia y organización de los órganos de gobierno, buscando un equilibrio social, justo y digno, sin perder jamás, el principio de supremacía constitucional. Éste, en nuestro país, se encuentra establecido en el artículo 133 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
La supremacía de la constitución presupone dos condiciones: el poder constituyente es distinto de los poderes constituidos, en efecto, si como hemos visto, los órganos de poder reciben su investidura y facultades de una fuente superior a ellos mismos, como es la Constitución, eso quiere decir que el autor de la constitución debe ser distinto y estar por encima de la voluntad particular de los órganos. La doctrina designa al primero con el nombre de “poder constituyente” y a los segundos los llama “poderes constituidos”. (Tena Ramírez,2004:12)

La separación y supremacía del poder constituyente respecto a los poderes constituidos, que como acabamos de ver responde a una necesidad lógica, actúa por otra parte con diferencias de tiempo y de funciones.

Cronológicamente el constituyente precede a los poderes constituidos; cuando aquél ha elaborado su obra, formulando y emitiendo la Constitución, desaparece del escenario jurídico del Estado, para ser sustituido por los órganos creados. Desde el punto de vista de las funciones, la diferencia también es neta: el poder constituyente no gobierna, sino sólo expide la ley en virtud de la cual gobiernan los poderes constituidos; éstos, a su vez, no hace otra cosa que gobernar en los términos y límites señalados por la ley emanada del constituyente, sin que puedan en su carácter de poderes constituidos alterar en forma alguna la ley que los creó y los dotó de competencia. (Tena Ramírez,2004:13)

Es menester el haber establecido la diferencia entre poder constituyente y poderes constituidos, pues el primero es el que da origen a la constitución de un Estado, es el que la crea, el segundo, los poderes constituidos son: el Poder Ejecutivo, el Poder Judicial y el Poder Legislativo. En el presente artículo se excluye a los poderes constituidos y al poder constituyente desde el ámbito federal, se analiza, sólo el Poder Constituyente del Estado de Baja California, en sus dos implicaciones, es decir, el poder constituyente originario y el poder constituyente permanente. 


 

El poder constituyente en el Estado de Baja California
Ir al Inicio

.11

El poder constituyente en los Estados Unidos Mexicanos se divide en dos, es decir, el poder constituyente originario y el permanente, el primero, es aquel que da origen o crea la Constitución del Estado; el segundo, es aquel que realiza las adiciones o reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual lo encontramos establecido en el artículo 135 constitucional. En el Estado de Baja California, de igual forma, existe el poder constituyente originario y el permanente, el primero es el que comentamos a continuación.

 

El poder constituyente originario
Ir al Inicio

El poder constituyente originario del Estado de Baja California lo encontramos establecido en sus antecedentes históricos y constitucionales de acuerdo a Lic. Rogelio Alejandro1 en los siguientes términos:

Antecedentes históricos: La denominación Partido Norte de la Baja California prevaleció en la parte septentrional de la Baja California, desde 1849, hasta el 14 de diciembre de 1887, en que el Congreso de la Unión por decreto emitido por el general Porfirio Díaz dividió la península en dos distritos: el Distrito Norte de la Baja California, y el Distrito Sur de la Baja California, separados por el paralelo 28.
 
En este decreto se estipulaba que a partir del 1º de enero de 1888, empezaría a funcionar la Jefatura Política del Distrito Norte de la Baja California y dependería directamente del Ejecutivo Federal.
La Secretaría de Gobernación era la dependencia encargada de resolver los asuntos entre la Jefatura Política y el Ejecutivo Federal. Esta misma función la ejerció cuando la gobernatura del Distrito fue establecida. Durante este tiempo, el Distrito Norte se apoyó para su administración en instrumentos jurídicos de la época juarista, ya que el distrito carecía de reglamentos y de leyes propias para regirse. A partir de 1917, y con el establecimiento de una nueva Constitución Política para los Estados Unidos Mexicanos, se dieron en México importantes cambios administrativos; con base en esto, al Distrito Norte de la Baja California se le ratificó a su categoría como gobernatura. (Gudiño Valenzuela,2001:21)

Durante la administración del presidente de la Republica, ingeniero y general Pascual Ortiz Rubio, desaparecieron los Distritos en la península de Baja California (7 de febrero de 1931), y se crearon los territorios norte y sur. La Secretaría de Gobernación continuó haciéndose cargo de los asuntos del territorio, pues la península seguía careciendo de leyes propias o de reglamentos que ordenaran la administración y la vida política, ya que todo era regido desde “el centro del país”.

Poco más de dos décadas duró el sistema territorial en la parte norte de la península de Baja California, terminó hasta 1952-1953, fueron estos años una época de gobernantes militares; de la mexicanización de la tierra, pues todo el Valle de Mexicali estaba en manos de extranjeros; fueron los tiempos de las grandes inmigraciones, dado que, de casi todos los estados del país vinieron a poblar un territorio que tenía entonces poco más de 20 mil mexicanos, y que en corto plazo se triplico este número; fue la etapa del ferrocarril que conectó, al fin, la península con el resto del país; fueron tiempos de madurez y progreso, que sirvieron de preparación para las instituciones políticas y administrativas, que ahora nos rigen como Estado libre y soberano.

La creación del estado 29, fue un trabajo de empresarios, agricultores, políticos, pueblo en general, y no de un solo hombre. Quienes vivieron este proceso, afirman que fueron los años más intensos de la vida política de la entidad.

El decreto que acordó la creación del Estado libre y soberano de Baja California se publicó en el diario Oficial de la Federación el 16 de enero de 1952.  (Gudiño Valenzuela,2001:22)

Antecedentes constitucionales: La Constitución de Baja California fue publicada en el periódico oficial, número 23, del 16 de agosto de 1953, tomo LXVI, siendo gobernador provisional del nuevo Estado de Baja California, el licenciado Alfonso García González, quien se había desempeñado como el último gobernador del territorio de Baja California (Norte), cargo que ocupó desde el 22 de octubre de 1947 y concluyó el 25 de noviembre de 1952. Al día siguiente de esta fecha empezó sus funciones como gobernador provisional del Estado de Baja California, el cual ejerció hasta el 30 de noviembre de 1953.

El primer gobernador constitucional del Estado número 29 de la República Mexicana fue el licenciado Braulio Maldonado Sández, quien tomó posesión el 1º de diciembre de 1953 y concluyó su periodo constitucional el 31 de octubre de 1959. (Gudiño Valenzuela,2001:23)

           
           

El maestro Mario Herrera2 en su constitución comentada establece: El 29 de marzo de 1953 se realizaron las elecciones para el primer congreso constituyente, en donde fueron electos Celedonio Apodaca, Francisco Dueñas Montes, Aurelio Corrales, Alejandro Lamadrid, Francisco H. Ruiz, Miguel Callete y Evaristo Bonifaz Gómez. (Herrera Mario,2005;11) el Poder Constituyente Permanente del Estado Libre y Soberano de Baja California, esta integrado por el Congreso local con sus 25 diputados y los cinco ayuntamientos del Estado, con fundamento constitucional en el articulo 112, el cual se comenta a continuación.                        

El poder constituyente permanente.
Ir al Inicio
           
           

·

El Poder Constituyente Permanente del Estado de Baja California se encuentra establecido en el artículo 112 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California,  se debe entender que el poder  constituyente permanente es aquel que tiene la facultad de realizar adiciones y reformas a la Constitución del Estado, empero, no debe entenderse como un poder ilimitado, pues no puede abrogar ni derogar la constitución en sí, sino sólo realizar adiciones o reformas a la misma y siempre bajo el procedimientos establecido en el artículo antes mencionado, en sí el poder constituyente permanente se encuentra integrado por el Congreso local o Poder Legislativo del Estado de Baja California y por sus cinco ayuntamientos, es decir, el ayuntamiento de Mexicali, Tecate, Tijuana, Rosarito y Ensenada, de lo anterior se encuentra su fundamento constitucional local en el artículo 112 ya mencionado, el cual establece:

“Esta Constitución sólo podrá adicionarse o reformarse con los siguientes requisitos: cuando la iniciativa de adición o reforma haya sido aprobada por acuerdo de las dos tercias partes del número total de diputados, se enviará ésta a los ayuntamientos, con copia de las actas de los debates que hubiere provocado; y si el cómputo efectuado por la Cámara, de los votos de los ayuntamientos, demuestra que hubo mayoría a favor de la adición o reforma, la misma se declarará parte de esta Constitución.

Si transcurriere un mes después de que se compruebe que ha sido recibido el proyecto de que se trata, sin que los ayuntamientos remitieran al Congreso el resultado de la votación, se entenderá que aceptan la adición o reforma.
Las reformas o adiciones efectuadas a esta constitución, acordadas de conformidad al procedimiento señalado, podrán ser sometidas a referéndum, de conformidad a las disposiciones que la ley establezca.

Las adiciones o reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que afecten a esta Constitución, serán inmediatamente adoptadas por el Congreso del Estado, mediante dictamen, referente a la afectación del texto de ésta, y a la parte de su cuerpo en que deba de incorporarse aprobado por mayoría calificada, produciendo una declaratoria de reforma o adición constitucional, que deberá promulgarse sin necesidad de ningún otro tramite”

En suma, el Poder Constituyente del Estado de Baja California, se integra por el Poder Constituyente Originario, que fueron aquellas personas que dieron origen al Estado a través de  la creación de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California. El Poder Constituyente Permanente, que esta integrado por el Congreso Local y los cinco ayuntamientos del Estado, los que funcionan con fundamento en lo establecido en el artículo 112 de la Constitución local.

Bases consttitucionales del poder constituyente permanente.
Ir al Inicio

Para mejor explicar, el Poder Constituyente Permanente, es aquel que una vez integrada la Constitución del Estado, goza de la facultad de adicionar o reformar la Constitución local, para lo cual existen dos procedimientos generales, que más adelante analizan. Primeramente, se debe dejar establecido que el fundamento constitucional del Poder Constituyente Permanente del Estado de Baja California se encuentra establecido en los artículos 11, 13, 14, 27, 77, 78, 79, 82 y 112, los cuales establecen lo siguiente:

En el artículo 11 de la Constitución del Estado de Baja California se establece la forma de gobierno y el principio de división de poderes, siendo precisamente en el párrafo segundo en el que se establece el Poder Legislativo, el cual es parte del Poder Constituyente Permanente, que se comenta. En el cuarto párrafo de este mismo artículo se da nacimiento al municipio, el cual integra la otra parte del Poder Constituyente Permanente, es decir, éste esta integrado por el Poder Legislativo o Congreso del Estado y por los Ayuntamientos del Estado.
 

En el artículo 13 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, se habla sobre el Poder Legislativo y sobre el Congreso del Estado, términos que se prestan a confusión o se entienden que se habla de los mismo, sin embargo, Poder Legislativo se refiere al ente publico integrante del Gobierno del Estado, y Congreso del Estado se refiere a la representación del pueblo, es decir, a la asamblea integrada por los diputados representantes del pueblo, que en el ejercicio de su función constituyen parte del Poder Constituyente Permanente.

En el artículo 14 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, habla de la integración del Congreso del Estado y establece que se integra por diputados electos bajo dos formulas, la primera es el principio de mayoría relativa, consistente en que ocupara el cargo de diputado la persona que haya obtenido el mayor número de botos en el Distrito a que pertenece, existen 16 diputados bajo éste principio y hasta nueve bajo la otra formula o principio y, el cual es, el principio de representación proporcional que parte de una circunscripción del Estado, que consiste en una lista que presenta cada uno de los Partidos Políticos participantes en la elección y se les asigna diputados de acuerdo al porcentaje de votación obtenida, en conclusión, el Congreso del Estado está integrado por 25 Diputados, 16 por el principio de mayoría relativa y 9 por el de representación proporcional.

El párrafo primero del artículo 27 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, establece la facultad del Congreso del Estado, para intervenir en los cambios a la constitución, es decir, para participar en las adiciones o reformas a la constitución, y se dice, intervenir o participar porque no es el único órgano que lo realiza, pues también intervienen los ayuntamientos, así mismo, establece la limitante al Congreso del Estado para las adiciones o reformas a la Constitución, la cual consiste en que en las adiciones o reformas siempre deberán observar los requisitos establecidos.

En el artículo 77 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, establece que es el ayuntamiento, y por ser éste parte integrante del Poder Constituyente Permanente, se comenta que el ayuntamiento es un órgano colegiado de representación popular, es decir, encontramos aquí la primera fase del poder legislativo de nuestro sistema jurídico, así mismo, se establece que el ayuntamiento es depositario de la competencia y atribuciones que le otorgan al municipio la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Constitución del Estado, dicho de otra forma, no hay que confundir el municipio y el ayuntamiento, si ciertamente son dos entes íntimamente interrelacionados, en esencia son distintos, pues uno es el ejecutivo y otros es el Legislativos, el municipio es el primero y el ayuntamiento es el legislativo, he aquí por que a éste órgano corresponde formar parte del Poder Constituyente Permanente.

El primer párrafo del artículo 78 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, establece como se componen, es decir, como se conforman los ayuntamientos, cabe hacer mención de ésto, porque se debe recordar que los ayuntamientos forman parte del Poder Constituyente Permanente. Por tanto, los municipios se componen de munícipes electos a través del sufragio universal, libre, secreto, directo, personal e intransferible y mediante los principios de mayoría relativa y de representación proporcional, en consecuencia, es a través de éstos principios el medio por el cual el pueblo otorga parte de su soberanía a sus representantes, para que actúen en su nombre, siendo de esta forma como el pueblo interviene en las adiciones o reformas a la Constitución del Estado.
 
El primer párrafo del artículo 79 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, establece por quienes se integran los ayuntamientos, siendo por un presidente municipal quien representa la parte Ejecutiva del municipio y como regidor, es el presidente del ayuntamiento gozando de voto de calidad en las decisiones del mismo, así mismo, se integra por un sindico procurador y por regidores. Se hace mención de éstos artículos, porque finalmente son los que establecen las personas que en nombre de los ayuntamientos intervienen en las decisiones para las adiciones o reformas a la Constitución Política del Estado Libre y soberano de Baja California, lo que viene siendo el ejercicio del Poder Constituyente Permanente del Estado.

El artículo 82 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, establece: las atribuciones, funciones y servicios públicos municipales y de manera más especifica en el párrafo tercero de este mismo ordenamiento, se sienta el fundamento constitucional que concede la atribución de los ayuntamientos para participar en las reformas a la Constitución del Estado, pero no es una atribución ilimitada o soberana del ayuntamiento, sino que la misma constitución limita esta atribución al hecho de que el ayuntamiento participe en la reformas pero sujetándose a los términos previstos por la misma Constitución, no debiéndose entender la palabra término, como el solo transcurso del tiempo para el ejercicio del derecho, sino como el fondo y la forma de realizar las reformas a la Constitución.

El artículo 112 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, establece las bases para las reformas a ella, donde se encuentran dos métodos o procedimientos para realizar las adiciones o reformas; el primero, es cuando se realiza una adición o reforma por iniciativa del Congreso Local o de alguno de los ayuntamientos del Estado; el segundo procedimiento, nace a partir de una adición o reforma llevada a cabo a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que tengan injerencia o afecte a la Constitución local, siendo pues dos vías las establecidas, para las adiciones o reformas a la Constitución del Estado, es decir, para el ejercicio del Poder Constituyente Permanente.

La primera vía, establece los requisitos para poder llevar a cabo la adición o reforma de que se trate y son los siguientes:


a) Que exista la iniciativa del Congreso local o de alguno de los ayuntamientos;


 b) Aprobación de la iniciativa por acuerdo de las dos terceras partes del número total de diputados, es decir, un aprobación mínima de 17 diputados;

c) Realizada la aprobación por los diputados, se enviara la iniciativa a los ayuntamientos adjuntándole copia de los debates que hubiesen surgido con motivo de la reforma.

d) Aprobación por la mayoría de los ayuntamientos de la adición o reforma.

e) El cómputo efectuado por la Cámara de Diputados de los votos de los ayuntamientos.

f) La declaración por parte del Congreso del Estado que la adición o reforma es parte integrante de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California.

La segunda vía, establece los requisitos para poder llevar a cabo la adición o reforma de que se trate y son los siguientes:

a) Debe darse una adición o reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de conformidad con lo establecido en el artículo 135 de ese máximo ordenamiento.

b) Que esa adición o reforma tenga ingerencia o afecta a la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California.

c) La adición o reforma será adoptada inmediatamente por el Congreso del Estado, mediante dictamen.

d) El dictamen debe ser aprobado por mayoría calificada, es decir, la mitad de los diputados del Congreso más uno, dicho de otra forma, el dictamen será aprobado por lo menos por catorce diputados.

e) Se realizará una declaración de adición o reforma constitucional.

f) La declaración de adición o reforma constitucional deberá promulgarse, sin ningún otro trámite.
           
En éstos dos métodos, para llevar a cabo las adiciones o reformas a la Constitución local, cabe hacer mención de dos reflexiones: primero, en la primera vía expuesta los ayuntamientos tienen hasta un mes para emitir su voto de aprobación a la adición o reforma, pues en el caso contrario, si transcurrido un mes sin que hayan presentado al Congreso el resultado de su votación, se entenderá que aceptan la adición o reforma, es decir, los ayuntamientos tienen un mes para emitir su voto o pasado éste se les tendrá por aceptada la adición o reforma; segundo, en la segunda vía expuesta, la adición o reforma realizada a la Constitución Federal que afecta a la local y la cual es aceptada y aprobada por el Congreso local, es aquí en éste procedimiento en donde no intervienen los ayuntamientos, auque éstos son parte del Poder Constituyente Permanente del Estado, sin embargo, al tratarse de las reformas a la Constitución Federal, sólo tiene intervención el Congreso local por tratarse de una relación de subordinación del Estado con la Federación nacida precisamente del Pacto Federal, sin que tengan competencia los ayuntamientos para intervenir en dichas reformas locales.

 

Conclusión.
Ir al Inicio

El Poder Constituyente del Estado de Baja California tiene dos vertientes, el originario y el permanente.

El primero o Poder Constituyente Originario, que es el que crea la Constitución del Estado y se inicia con el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación en  fecha 16 de enero de 1952, en el que se establece la creación del Estado Libre y soberano de Baja California y concluye con la publicación de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California el día 16 de agosto de 1953.
 
El segundo o Poder Constituyente Permanente, que es el que tiene la facultad de una vez creada la Constitución del Estado, puede realizar adiciones o reformas a ella, y en Baja California, funciona con fundamento en lo establecido en los artículos 11, 13, 14, 27, 77, 78, 79, 82 y 112 de la Constitución local.

 

Fuentes consultadas
Ir al Inicio

BIBLIOGRÁFICAS
De Andréa Sánchez Francisco José. DERECHO CONSTITUCIONAL ESTATAL Estudios históricos, legislativos y teóricos de los estados de la república mexicana. Instituto de Investigaciones Jurídicas UNAM. México, 2001.

Tena Ramírez Felipe. DERECHO CONSTITUCIONAL MEXICANO. Editorial porrúa. México, 2004.

Herrera Mario. CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE BAJA CALIFORNIA. Editorial ILCSA ediciones. México, 2005.
DE CONSULTA PERIÓDICA
Real Academia Española. DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA. Editorial Espasa Calpe, S.A. Madrid, 1999.

NORMATIVAS
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California